Cirugía de Retina

Oftalmólogos Dulanto

Vitrectomía

La vitrectomía se indica para tratar los problemas de la retina y el vítreo. En esta cirugía, el oftalmólogo puede:

  • Quitar sangre u otra sustancia que impida que la luz se enfoque correctamente en la retina.
  • Extraer tejido cicatricial que arrugue o desgarre la retina, y de esta manera produzca visión deficiente.
  • Tratar problemas que afectan la mácula (membrana epirretiniana o agujero macular)
  • Ayudar a reparar el desprendimiento (separación) de la retina de la pared del ojo.
  • Extraer un objeto extraño que haya quedado en el interior del ojo como resultado de una lesión.

Su oftalmólogo puede recomendarle una vitrectomía si tiene alguna de las siguientes enfermedades o afecciones:

  • Retinopatía diabética, con sangrado o tejido cicatricial que afecta la retina o el gel vítreo.
  • Algunos casos de desprendimiento de retina (cuando la retina se separa de la parte posterior del ojo)
  • Agujero macular (orificio o desgarro en la mácula)
  • Pliegue macular (arrugas o pliegues en la mácula)
  • Una infección en el ojo llamada endoftalmitis.
  • Una lesión ocular grave.
  • Determinados problemas durante una cirugía de catarata.

La cirugía de vitrectomía a menudo mejora la visión o impide que empeore.

El día de la cirugía:

  • Se recomienda tener un ayuno de alimentos sólidos de 6 horas previo a la cirugía.
  • La cirugía de vitrectomía consiste en lo siguiente:
    • Su ojo será anestesiado con una inyección a su alrededor. Es posible que le den un medicamento para ayudarle a relajarse por vía endovenosa.
    • Estará despierto durante la cirugía. Es posible que vea luz y movimiento durante el procedimiento, pero no verá lo que el médico está haciendo en el ojo.
    • Su cirujano mira a través de un microscopio especial e inserta instrumentos pequeños en el ojo, corta el vítreo y lo extrae por succión. Después de extraer el vítreo, el cirujano puede tratar la retina con un láser (procedimiento llamado fotocoagulación), cortar o retirar tejido fibroso o cicatricial de la retina, aplanar áreas donde la retina se haya desprendido, o reparar desgarros o agujeros en la retina o en la mácula. Al finalizar la cirugía, puede inyectarse en el ojo solución salina, aire o gas o aceite de silicona para reemplazar el vítreo a fin de restaurar la presión normal dentro del ojo.
    • En general, no es necesario que el cirujano haga puntos en las incisiones. Estas incisiones sellan solas. Se le colocará un protector sobre el ojo para protegerlo mientras se recupera de la cirugía.

Días o semanas después de la cirugía:

  • Deberá usar gotas para los ojos después de la cirugía. Asegúrese de seguir las instrucciones de su médico para usar estas gotas.
  • Su oftalmólogo le dirá exactamente cuánto tiempo debe permanecer en determinadas posiciones; asimismo, la posición que tendrá al dormir.
  • En caso de que se le haya colocado aire o gas no podrá salir de la ciudad ni viajar en avión hasta que la burbuja de gas haya desaparecido. Esto se debe a que los cambios rápidos de altitud pueden influir en el tamaño de la burbuja.
  • Evitar agachar la cabeza.
  • No se frote ni presione el ojo.
  • Su oftalmólogo puede pedirle que use gafas o un protector sobre el ojo.
  • No realizar esfuerzos ni actividad física. Su oftalmólogo le indicará a partir de cuándo podrá volver a estar activo y a qué nivel inmediatamente después de la cirugía. Le dirá cuándo puede volver a hacer ejercicio, conducir o realizar otras actividades sin problemas.

Cerclaje Escleral

Este tratamiento consiste en colocar un cerclaje o un cinturón flexible alrededor del ojo para contrarrestar la fuerza de tracción de la retina desprendida.

Con frecuencia, el oftalmólogo drena el líquido presente debajo de la retina desprendida, permitiéndole que ésta vuelva a su posición normal en la pared posterior del ojo. Este procedimiento se realiza en un quirófano.

La cirugía de cerclaje escleral a menudo mejora la visión o impide que empeore.

Inyecciones Intravítreas

Las inyecciones intravítreas permiten el tratamiento de determinadas enfermedades oculares:

  • Degeneración macular relacionada a la edad húmeda.
  • Edema macular diabético – retinopatía diabética.
  • Oclusiones venosas de la retina.
  • Neovascularizaciones secundarias.

Durante el procedimiento

  • En primer lugar, se le aplicará un anestésico para adormecer la superficie de su globo ocular a fin de que no sienta dolor. Se limpiará el ojo y también los párpados con una solución antiséptica a fin de evitar infecciones por bacterias que puedan estar cerca del ojo.
  • Su oftalmólogo probablemente le coloque un dispositivo conocido como espéculo palpebral en el ojo para mantener sus párpados abiertos. Entonces, se le pedirá que fije la vista en una determinada dirección y su oftalmólogo inyectará el medicamento en un lugar específico del ojo.
  • La aguja utilizada para la inyección es muy delgada. Lo más probable es que apenas sienta un poco de presión, sin dolor, o con muy poco dolor, mientras se inyecta la medicina a través de la parte blanca del ojo.
  • Después de la inyección, su oftalmólogo le retirará el espéculo palpebral y limpiará su ojo para quitar la solución antiséptica. Además, se examinará el ojo para asegurarse de que no haya problemas ni complicaciones.

Después del procedimiento

  • Es posible que, durante unas pocas horas, tenga algo de irritación en el ojo. También podría tener un pequeño punto de sangre en el ojo (conocido como hemorragia subconjuntival) en el lugar donde se aplicó la inyección. Éste normalmente desaparece en el término de aproximadamente una semana. Es normal que después del procedimiento vea manchas flotantes, una rueda o un racimo de uvas.
  • Por fortuna, las complicaciones después de las inyecciones intravítreas son muy poco frecuentes. Sin embargo, deberá llamar a su oftalmólogo si tiene cualquiera de los siguientes signos o síntomas:
    • Si tiene dolor intenso en el ojo.
    • Si advierte disminución de la visión.
    • Si el ojo se pone rojo.
    • Si presenta secreción abundante.

Fotocoagulación Láser

  • Retinopatía diabética.
  • Oclusiones vasculares de la retina.

La cirugía láser puede utilizarse para ayudar a sellar los vasos sanguíneos que sufren pérdidas. Esto puede disminuir la hinchazón de la retina. La cirugía láser también puede ayudar a encoger los vasos sanguíneos y evitar que vuelvan a crecer. En algunos casos, es necesario realizar más de un tratamiento.

La mayoría de los desgarros de retina deben ser tratados mediante una fijación de la retina a la pared posterior del ojo. Este procedimiento crea una cicatriz que ayuda a fijar la retina en la parte posterior del ojo. Esto evita el paso de fluidos a través del desgarro, impidiendo que la retina se desprenda. Este tratamiento causa muy poca o ninguna molestia y se pueden realizar ambulatoriamente en el consultorio del oftalmólogo.

Solicita una cita
Whatsapp